Haití: Bon Rapó – Buen Trato

La cultura del Buen Trato

Asistir, acompañar y formar a mujeres haitianas para prevenir agresiones sexuales.

Todas las personas quedamos conmovidas por la magnitud del desastre del terremoto de Haití, desastre que se unía a otros anteriores y que aumentó aún más la inseguridad, la violación de los derechos humanos y la violencia sobre las mujeres y niñas. Un año después del terremoto sigue la inseguridad que no sólo afecta a la efectividad del reparto de toneladas de comida, agua potable y medicamentos, sino que repercute en todos los ámbitos sociales, sobretodo en el sector más vulnerable, las mujeres y las niñas. En Haití las agresiones sexuales contra ellas ya causaban preocupación antes del terremoto.

Sin embargo, la atención mediática tras el seísmo ha posibilitado mayor visibilidad sobre el problema de la violencia en la isla, y actualmente la opinión pública internacional parece prestarle mayor atención.

Recientemente, Amnistía Internacional hacía público un informe, que recogían muchos medios de comunicación, en el que alertaba de que la violencia sexual contra las mujeres y niñas que viven en los campamentos improvisados de Haití iba en aumento.

En los primeros 150 días transcurridos tras el terremoto de enero de 2010, se denunciaron más de 250 casos de violación en varios campamentos, según datos citados en el informe de Amnistía Internacional Réplicas: Mujeres denuncian violencia sexual en los campamentos de Haití. Un año después, siguen llegando casi todos los días supervivientes de violación a la oficina de un grupo local de apoyo a mujeres.

Este tipo de violencia está tristemente enraizada, especialmente en los períodos más turbulentos de la historia del país. Una de cada tres haitianas ha sufrido agresión sexual. A principios de los 90, tras el golpe de estado de Raoul Cedras que derrotó al presidente electo Jean-Bertrand Aristide, se crearon las FRAPH, formación de extrema derecha que persiguió sin piedad a la resistencia democrática. Conocidos por su nulo respeto de los derechos humanos, entre las más salvajes de sus prácticas se incluía las violaciones y mutilaciones de mujeres. Según consta en un estudio sobre la violencia a las mujeres, publicado por la SOFA en 2002, una de cada tres mujeres ha sufrido alguna agresión sexual, cifra equivalente a más de un millón de haitianas.

Una cifra escalofriante que ha motivado a la Fundación Terapia de Reencuentro, fundada en Valencia en el año 2000, a iniciar un proyecto de cooperación al desarrollo que se encuentra en su fase inicial y que tiene como principal objetivo reparar el daño inmediato a estas mujeres y sentar las bases para difundir la cultura del buen trato y respeto de todos los derechos humanos de las mujeres y de las comunidades. Además, la Fundación va a contar para ello con la colaboración de la fotoperiodista valenciana Eva Mañez que con su exposición Haití de cerca pretende mostrarnos las condiciones de vida precarias que existían ya en Haití antes del terremoto. Las imágenes de Mañez fueron tomadas seis meses antes del sismo. Se trata de una colección de fotos de la calle que muestra la vida en ese país caribeño. Las fotos están tomadas entre marzo y abril de 2009 y en ellas podemos apreciar cómo era la vida cotidiana en Puerto Príncipe, la calle, los colegios, los mercados, las campañas de vacunación y también los misterios del vudú.

 

Descargar el folleto en archivo PDF

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar