Educar, educándonos, para la Salud, la Convivencia y el Buen Trato

Objetivos del proyecto

  • Impulsar un Programa integral de Formación en Terapia de Reencuentro, dirigido a las educadoras de los Centros Infantiles Comunitarios –CIC-, lo que les brindará las herramientas necesarias de Autoconocimiento y Autoayuda, y por otra parte para mejorar la calidad educativa, el desarrollo emocional de la población con la que trabajan y el desempeño en el trabajo con niñas y niños y sus familias. Con este Programa se pretende titularlas como Agentes de Educación Comunitaria para la Igualdad y el Buen Trato
  • Impulsar un proceso de Sistematización de la experiencia de las Escuelas Infantiles Comunitarias lo que implicará, por una parte la recuperación de las Historias de Vida de sus lideresas, y por otra, de la Metodología de su trabajo didáctico en las Escuelas.
  • Impulsar la creación de una Biblioteca itinerante con material educativo infantil y juvenil desde la perspectiva de género, derechos de la niñez, educación para la paz, derechos humanos, ciudadanía y salud integral, para el fomento de los vínculos de convivencia pacífica, relaciones de buen trato e igualdad.
  • Establecer una Red intercultural e interdisciplinar entre las Educadoras Empíricas de los Comités Infantiles Comunitarios (la Red Conecuitlani en México) y el primer grupo de Agentes de Salud Comunitaria para la Convivencia en Paz e Igualdad en España (Gijón, Asturias) en el uso de metodologías y experiencias de trabajo en Terapia de Reencuentro.

Con todo esto, lo que se pretende es contribuir al fortalecimiento de modelos alternativos de educación comunitaria en la zona del Distrito Federal y zona Metropolitana de Ciudad de México, a través del desarrollo de procesos formativos y de intercambio profesional desde la Terapia de Reencuentro como modelo de comunicación humana, que evite la violencia y estimule las relaciones de convivencia en paz y la igualdad. 

La Red Conecuitani

La Red Conecuitlani “Yo protejo a los niños”, esta formada por 14 Centros Infantiles Comunitarios (CIC) que trabajan conjuntamente para mejorar la calidad educativa y de vida de niños y niñas en riesgo social y de calle, que viven en 10 colonias populares del colonias populares del Distrito Federal, 3 barrios del Estado de México y una comunidad rural en el Estado de Oaxaca.

En estos centros trabajan 95 educadoras comunitarias y se atiende a 352 niñas y 327 niños menores de seis años; 60 niñas y 33 niños de entre 6 y 12 años y 960 familias de escasos recursos en trece comunidades urbano marginales y una comunidad rural. 

En sus orígenes (años 70), muchas de las mujeres fundadoras de los CIC se conocieron al organizarse para conseguir servicios básicos para sus comunidades: agua, luz, drenaje. Al inicio, se coordinaron entre ellas para el cuidado de las y los niños hasta que lograron establecerse como organizaciones comunitarias. En el transcurso de estos años, han recibido apoyo de las familias de la comunidad y de diversas instituciones nacionales e internacionales que les ha permitido contar con un espacio físico, formarse como educadoras comunitarias, implantar metodologías de trabajo que respondan a sus realidades, diversificar los servicios y contar con un sueldo mínimo.

Cada CIC atiende a niños y niñas, en un horario extendido de 6 a 7 horas, en el que se provee por lo menos un alimento. Los CIC que integran la Red trabajan con tres metodologías alternativas: Educación Integral Popular (EIP), Educación Preescolar Comunitaria “Nezahualpilli” y el Método Montessori adaptado a comunidades urbano-populares.

Lo que inició como un esfuerzo de apoyo mutuo comunitario, se fue transformando en un ejercicio de construcción de Red que coordinaba con otras organizaciones, organizaba encuentros, campañas contra el maltrato, talleres, foros, conferencias, integraba nuevos centros hasta conformar la Red Conaucuitlani “Yo protejo a los niños”, en 1999.

Desde entonces, la Red ha participado en Programas de Co-inversión Social del Gobierno del Distrito Federal para mejorar las relaciones entre padres/madres e hijas/os para el fortalecimiento de los núcleos familiares y del tejido comunitario, que se trabaja en nueve delegaciones políticas de la ciudad de México y se han establecido coordinaciones con organismos sociales e instituciones públicas del sector educativo para gestionar y dar seguimiento a acuerdos gubernamentales sobre normatividad para los Centros Preescolares Comunitarios.

El trabajo de la Red Conecuitlani es a todas luces multiplicador de marcos teóricos y metodológicos alternativos.

La Terapia de Reencuentro

La Terapia de Reencuentro (TR) es un modelo que parte de la integración de la Psicología (especialmente psicología clínica), Sexología y Educación, con una perspectiva de Género y Comunitaria, integrando en su modelo teórico aportes conceptuales, metodológicos y técnicos de otras disciplinas y tradiciones culturales.

Este enfoque de trabajo, constituye una línea de investigación, terapéutica y formativa que fue creada y estructurada por la Dra. Fina Sanz a finales de la década de 1970 y denominado Terapia de Reencuentro en la década de 1990. Este es el resultado varias décadas de elaboración teórica y aplicación práctica en España y América Latina.

Se parte de un concepto de Salud como proceso biopsicosociosexual, por lo que se analizan los procesos y se interviene en tres dimensiones: individual, relacional y social. La persona es contemplada como ser sexuado integrando sus aspectos físico, emocional, mental, espiritual, comportamental y social.

La TR está pensada para el abordaje de las personas, de forma individual y/o grupal desarrollándose un trabajo en torno a los procesos intrapersonal e interpersonal, las relaciones vinculares y comunitarias, dentro de una perspectiva de prevención (autoconocimiento, desarrollo humano, educación para la Salud) y terapia (comprensión de sintomatologías y utilización de recursos terapéuticos para generar cambios en la propia vida).

También se plantea la formación de profesionales cuyo trabajo es de relevancia social en la transmisión de valores que potencien el buen trato y las relaciones de paz, en todos los campos de las relaciones humanas. Desde esta perspectiva, y con la intención de crear un espacio solidario de encuentro, se fundó la Fundación Terapia de Reencuentro el 5 de junio del año 2000.

La historia de redes afectivas con México data de mucho antes, pero los proyectos compartidos se fortalecieron a partir del trabajo de formación de profesionales  egresadas de la Especialización en “Autoconocimiento, Sexualidad y Relaciones Humanas en Terapia de Reencuentro” en ese país.

Actualmente esa formación se realiza en forma de Máster con la Universidad Alcalá de Henares (Madrid) en España.

De enero a abril del 2008, once educadoras comunitarias de la Red Conecuitlani, tomaron un curso de “Autoconocimiento y Sexualidad” facilitado por dos mujeres egresadas de esta Especialización, y a finales de abril participaron de nuevo en la Jornada para la Educación y la Salud Comunitaria desde la Terapia de Reencuentro, convocada por la Universidad Nacional Autónoma de México y la Fundación Terapia de Reencuentro.

A partir de dichos intercambios y experiencias, la Red Conecuitlani solicitó a la Fundación el apoyo para realizar un proyecto conjunto que beneficie a las mujeres que conforman la Red y a las familias de las comunidades de influencia, a partir de “el fortalecimiento de las mujeres educadoras” en los niveles personal, laboral y social.

A partir de ahí la Fundación Terapia de Reencuentro ha elaborado este Proyecto.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar