Noticias de Actualidad

L'Espai d'Homes

Quiénes somos

Lee más abajo nuestro Manifiesto contra la Violencia Machista

 

El “Espai d’Homes” es un lugar de encuentro para propiciar la reflexión, el diálogo y la interacción grupal entre hombres. Es un espacio abierto a la participación de cualquier hombre, vengan de los grupos de CE y DP del Instituto de Terapia de Reencuentro, de la amistad con un algún participante o nos conozcan por otros medios. Creemos importante generar pluralidad, encuentro, diversidad, reflexión y bienestar personal por compartir este tiempo y este espacio con otros hombres.

Reunion Julio 2008

Nos encontramos una vez al mes en la Fundación Terapia de Reencuentro, calle Beniopa, 1 pta. 3ª de Valencia, el penúltimo viernes de cada mes, no obstante si se quiere participar y aportar cualquier idea, artículo de opinión, reflexión vía correo electrónico, no hay ningún inconveniente, al contrario, creemos importante que se generen canales de comunicación, pero cabe recordar la importancia de nuestra presencia física que nos permite conectar e interactuar con el resto de compañeros desde el afecto y la emoción.

Os invitamos a participar de este “Espai d’Homes”.

Reunion Juilo 2008



Manifest Contra la Violència Masclista

Què podem aportar els homes en aquest dia on es fa patent que la violència de gènere és un llast social que ni podem ni volem admetre?:

Volem manifestar públicament la nostra solidaritat i el nostre respecte per totes aquelles dones que pateixen dia rere dia una infravaloració i una dominació física, psíquica i econòmica exercida per un varó a través d’una relació aparentment amorosa que s’alimenta de patiment, dolor i destrucció de la dona i, al cap i a la fi, de l’home.


També volem reconèixer l’esforç que les dones han fet per canviar la seva auto‐percepció. Identificar el seu patiment i acceptar que estan en una posició de discriminació per a tractar de canviar‐la no és una tasca senzilla, sinó que comporta un gran treball de reconstrucció de la pròpia dignitat. La valentia d’afrontar aquest procés constitueix una de les revolucions socials més importants del segle passat.


Vivim en una societat patriarcal on els rols i valors assignats a homes i dones ens separen, ens incomuniquen, ens distancien i ens enfronten. Amb el pas del temps hem anat incorporant eixa divisió entre allò masculí i allò femení com una diferenciació excloent i jeràrquica de les persones en funció de si som varons o femelles, repetint un guió constant de desvalorització i empobriment amb nosaltres mateixos i amb les dones. Esta estructura patriarcal perpetua una societat masclista, on l’home mira a la dona com un ésser inferior i li nega la igualtat, atorgant‐se el poder sobre ella.


Ara que ens donem compte i ens qüestionem que la societat en la que vivim la construïm dia a dia, que som responsables d’allò bó i d’allò dolent, que hi ha coses que és necessari transformar, començant per nosaltres mateixos; som molts els homes que admetem que el masclisme tampoc ens fa feliços; perquè sentim que ens impedeix viure a nostra vida; perquè també ens pertanyen altres valors, sentiments i emocions que ens ha costat reconèixer i acceptar. Per tot el qual s’imposa la necessitat d’establir entre homes i dones relacions d’igualtat, de respecte a les diferències, de bon tracte i de pau. La cultura masclista ens perjudica a totes i tots, ens separa i augmenta les ferides.


Els homes no podem callar davant la violència masclista cap a les dones. Hem de perdre la por a que ens assenyalen per manifestar el nostre rebuig públicament contra esta. La violència masclista contra les dones no s’acabarà sense el nostre compromís actiu, quants més homes la condemnem en el nostre entorn quotidià més curt serà el camí que ens porta cap a la fi d’esta, i estarem sembrant les bases de relacions més equitatives que ens possibiliten sentir la riquesa i el benestar en les nostres vides.


Siguem responsables de no girar la mirada cap a un altre lloc i de dir:


NO amb el meu silenci! NO amb la meua ceguera! NO més dones mortes!


La violència contra les dones ens fa mal a totes i a tots, no fiquem ni un gra més d’arena per a què es mantinga.


En la ciutat de Valencia a vint‐i‐cinc de novembre de dos mil nou.

 

 Manifiesto contra la violencia Machista

¿Qué podemos aportar los hombres en este día en el que se nos hace patente que la violencia de género es un lastre social que no podemos ni queremos admitir?


Queremos manifestar públicamente nuestra solidaridad y respeto por todas aquellas mujeres que sufren día a día una infravaloración y dominación física, psíquica y económica, ejercida por un varón a través de una relación aparentemente amorosa que se alimenta de sufrimiento, dolor y destrucción de la mujer y a la postre del hombre.

También queremos reconocer el esfuerzo que las mujeres han hecho por cambiar su auto‐percepción. Identificar su sufrimiento y aceptar que están en una posición de discriminación para tratar de subvertirla, no es una tarea sencilla, sino que conlleva un gran trabajo de reconstrucción de la propia dignidad. La valentía de afrontar este proceso constituye una de las revoluciones sociales más importantes del siglo pasado.


Vivimos en una sociedad patriarcal donde los roles y valores asignados a hombres y mujeres nos separan, incomunican, distancian y nos enfrentan. A través del tiempo hemos ido incorporando esa división entre lo masculino y lo femenino como una diferenciación excluyente y jerárquica de las personas en función de ser varón o hembra, repitiendo un guión constante de desvalorización y empobrecimiento con nosotros mismos y con las mujeres. Esta estructura patriarcal perpetúa una sociedad machista, donde el hombre mira a la mujer como un ser inferior y niega la igualdad, otorgándose el poder sobre ella.


Ahora que nos damos cuenta y nos cuestionamos que la sociedad en la que vivimos la construimos día a día, que somos responsables de lo bueno y de lo malo, que hay cosas que es preciso transformar, empezando por nosotros mismos; somos muchos los hombres que admitimos que el machismo tampoco nos hace felices; porque sentimos que nos impide vivir nuestra vida; porque también nos pertenecen otros valores, sentimientos y emociones que nos ha costado reconocer y aceptar. Por todo lo cual se impone la necesidad de establecer entre hombres y mujeres relaciones de igualdad, de respeto a las diferencias, de buen‐trato y de paz. La cultura machista nos perjudica a todas y todos, nos separa y acrecienta las heridas.


Los hombres no podemos callar ante la violencia machista sobre las mujeres. Hemos de perder el miedo a que nos señalen por manifestar nuestra pública repulsa contra ella. La violencia machista contra las mujeres no acabará sin nuestro compromiso activo, cuantos más hombres la condenemos en nuestro entorno cotidiano más corto será el camino que nos lleve al final de ésta, y estaremos sembrando las bases de relaciones más equitativas que nos posibiliten sentir la riqueza y el bienestar en nuestras vidas.


Somos responsables de no mirar hacia otro lado y de decir: ¡NO con mi silencio! ¡NO con mi ceguera! ¡NO más mujeres muertas!


La violencia contra las mujeres nos hace daño a tod@s, no pongamos ni un grano de arena más para que se mantenga.


En Valencia a veinticinco de noviembre de dos mil nueve.